Moldavia

 

Moldavia ha protegido aproximadamente el 8% de su territorio como parte de la Red Esmeralda.

Junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y GRID-Ginebra, el Gobierno de Moldavia pretende gestionar eficazmente la conservación de la biodiversidad tanto dentro como fuera de las áreas protegidas. Los datos espaciales, incluida la observación de la Tierra, se han desplegado para supervisar y mantener la integridad ecológica de los ecosistemas de Moldavia. 

La Red Esmeralda de Moldavia

 

En relación con su tamaño, Moldavia posee una rica biota, con más de 80 especies de mamíferos, entre ellos jabalíes, lobos, tejones, gatos monteses y corzos. Aproximadamente el 15% de Moldavia sigue teniendo una cubierta vegetal natural. El terreno se extiende por tres ecorregiones: los bosques mixtos centroeuropeos, la estepa póntica y la estepa forestal de Europa oriental. Dentro de estas ecorregiones, Moldavia ha registrado 484 especies vegetales y animales raras protegidas por el Estado. Para proteger esta diversidad, se han establecido 52 Sitios Esmeralda y 30 Hábitats Esmeralda para proteger 152 Especies Esmeralda. 

La Red Esmeralda es un sistema de áreas protegidas en toda Europa cuyo objetivo es conservar la flora y la fauna silvestres y sus hábitats naturales asociados. Fue lanzada en 1989 por el Consejo de Europa como parte de su trabajo en el marco del Convenio sobre la Conservación de la Vida Silvestre y los Hábitats Naturales en Europa (Convenio de Berna) que entró en vigor el 1 de junio de 1982.

Proteger las especies en peligro de extinción

 

Estos lugares ayudan a preservar hábitats y especies de importancia europea. Entre ellas se encuentran la orquídea zapatilla de dama (Cypripedioideae), el murciélago barbastela(Barbastella barbastellus), la gran mariposa de cobre(Lycaena dispar) y el pájaro carpintero negro(Dryocopus martius). Moldavia cuenta con más de 257 especies de aves residentes y migratorias, y más de 80 de estas especies migratorias se encuentran en las zonas húmedas de Moldavia. Por ello, la protección de estos hábitats es fundamental para el éxito de la Red Esmeralda.

Mapa de la historia: El uso de datos espaciales para informar sobre las áreas protegidas

 

Los datos espaciales desempeñan un papel fundamental en el seguimiento y la identificación de la conservación in situ, así como en la evaluación de las amenazas a la biodiversidad y los ecosistemas. Análisis como las densidades de población de las especies y las áreas en riesgo de deforestación o conversión de la tierra pueden ayudar a informar sobre el nivel en que la Red Esmeralda protege tanto los hábitats como las especies. Toque el mapa de la historia que aparece a continuación para leer más estudios de casos sobre especies amenazadas en los lugares de la Red Esmeralda de Moldavia.